zAbout This Project

Vasco Picassiano y Postimpresionismo

Tras exposiciones en el Madison Square Garden y Madison Avenue Galeries de Nueva York, Ana María Sarabia, pintora vasca de la época de los 50, alumna de Cobreros y Pascual de Lara y de la quinta de Sistiaga, Munoa, etc., tenía la ilusión de traer a su tierra natal su obra y celebrarlo, en pleno año de capitalidad cultural, como su trayectoria y reconocimiento merecen. El objetivo era cubrir una muestra de perfil antológico, pasando por diferentes épocas y estilos de la pintora, principalmente el estilo cubista y más ‘picassiano’ de sus inicios hasta sus pinturas de paisajes castellanos más propios de un estilo postimpresionista. El trabajo se centró por tanto, en dar sentido a la combinación de dichas obras y estilos, bajo un discurso que pusiera de relieve la luz y el color siempre presentes en la inmensidad y profundidad de su obra.

 

Junto al trabajo expositivo, se desarrolló toda una gráfica y una gestión de medios más especializadas para la promoción y posicionamiento de la obra y su artista.

 

A sus 83 años y con una extensa obra de óleos y dibujos repartidos por EEUU y España, Ana María sigue pintando con más alegría y fuerza que nunca.

 

 

CASOS

+ INFO

Fecha

13/05/2016-17/06/2016

Autor

Ana María Sarabia + info

Categoría

Óleo sobre lienzo y dibujo de tinta sobre papel

Category
consultoría, exposición, nana.

zAbout This Project

Vasco Picassiano y Postimpresionismo

Tras exposiciones en el Madison Square Garden y Madison Avenue Galeries de Nueva York, Ana María Sarabia, pintora vasca de la época de los 50, alumna de Cobreros y Pascual de Lara y de la quinta de Sistiaga, Munoa, etc., tenía la ilusión de traer a su tierra natal su obra y celebrarlo, en pleno año de capitalidad cultural, como su trayectoria y reconocimiento merecen. El objetivo era cubrir una muestra de perfil antológico, pasando por diferentes épocas y estilos de la pintora, principalmente el estilo cubista y más ‘picassiano’ de sus inicios hasta sus pinturas de paisajes castellanos más propios de un estilo postimpresionista. El trabajo se centró por tanto, en dar sentido a la combinación de dichas obras y estilos, bajo un discurso que pusiera de relieve la luz y el color siempre presentes en la inmensidad y profundidad de su obra.

 

Junto al trabajo expositivo, se desarrolló toda una gráfica y una gestión de medios más especializadas para la promoción y posicionamiento de la obra y su artista.

 

A sus 83 años y con una extensa obra de óleos y dibujos repartidos por EEUU y España, Ana María sigue pintando con más alegría y fuerza que nunca.

 

 

CASOS

+ INFO